Destacados Internacionales

Efecto Trump: el comercio mundial se frena por las “tensiones”

Los intercambios globales reducen su crecimiento del 3% hasta el 2,6%, según la OMC

“Hay fuertes vientos en contra. Aumentan las tensiones comerciales y la incertidumbre”. Es el lenguaje que emplea la OMCOrganización Mundial del Comercio, que presentó ayer su informe anual. Los resultados demuestran lo que muchos sospechaban, dada la actual coyuntura política y económica: el comercio está bajando. El crecimiento del 2017, un 3% pasará a un 2,6% este año. Para entender esta cifra, hay que tener presente un dato. 

Los intercambios ya no crecen el doble que la economía real: están por debajo

En las décadas entre los noventa y la crisis financiera del 2008, los intercambios comerciales acostumbraban a crecer el doble que la economía real. Desde entonces esta relación se ha roto y en los últimos años la relación cayó hasta un 1,4. En 2019 la brecha se está ensanchando más todavía. En efecto, si el FMI prevé que el PIB mundial subirá un 3,5% este año (según las últimas proyecciones oficiales), en las era dorada los intercambios tendrían que haber subido un 7%. Si se considera el promedio de los últimos diez años, un repunte 4,9% hubiera sido una cifra en línea con las tendencias más recientes. Pero la realidad, como se ha dicho, es el comercio el 2019 sólo repuntará un 2,6%, es decir incluso por debajo. Y además es el ritmo más bajo desde 2016 el año de elección de Donald Trump a la presidencia de EE.UU..

El menor comercio también frena las inversiones globales

Este frenazo refleja las dificultades actuales al que se enfrenta el multilateralismo: amenazas de guerra comercial entre China y EE.UU,, tratados comerciales internacionales en punto muerto, aumento de las tarifas y rebrote del proteccionismo. El director general del OMC, Roberto Azevedo destacó que “el aumento de las tarifas arancelarias y de los conflictos comerciales inciden también en las inversiones y, por lo tanto en el crecimiento global”. Para que se tenga una idea, las tarifas entre China y EE.UU. en la actualidad son seis veces mayores que los períodos anteriores.


El escenario más pesimista predice que una guerra comercial total entre EEUU y China, los dos mayores exportadores e importadores globales, podría provocar que el PIB mundial cayera un 2 % y el comercio un 17 % en 2022. Esas cifras serían incluso peores que las de la gran crisis financiera global de 2008, que generó una contracción de los intercambios mundiales del 12 % en 2009 y una reducción del 2 % en el PIB mundial. “En esta guerra no habría un ganador y un perdedor, sino muchos perdedores, todo el mundo se vería perjudicado por un freno del comercio global”, comentó Azevedo.

En cuanto al Brexit, la OMC no ofrece cifras concretas más allá de las que ya circulan pero confirma que en caso de salida desordenada habrá un impacto en los dos lados. En cambio la organización se mostró más preocupada sobre la posibilidad de que se introduzcan aranceles en el sector de la automoción, porque –recuerdan- el peso de este comercio en la economía global es más del doble que los intercambios entre China y Estados Unidos, con lo que si Trump decidiera introducir medidas proteccionistas, el impacto sería de gran magnitud. 

La OMC advierte también que, por efecto del menor comercio, las inversiones extranjeras directas han caído hasta niveles “miserables” en los países desarrollados. Asimismo, como consecuencia de estos desequilibrios, la organización subraya se están reorientando los intercambios. Por ejemplo, aumentan las exportaciones de Brasil a China, ante el bloqueo estadounidense. Con lo que nuevos multilateralismos y nuevas cadenas de valor pueden formarse en los próximos años. 

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *