Internacionales

¿La UE aún ofrece ayudas al carbón?

Todavía es el combustible más abundante y 180.000 personas todavía trabajan en las minas para extraerlo

El pasado 2 de abril ocho eurodiputados de los ocho grupos políticos existentes actualmente en el Parlamento Europeo participaron en un debate de cara a las elecciones europeas organizado por el diario Politico Europe. Hubo dos temas principales: cambio climático y las políticas migratorias en la UE. El equipo de Europa Fact Checking de La Vanguardia ha estudiado algunas de las afirmaciones que se vertieron.

Verdadero

Los subsidios persisten

En el primer tramo del debate, el eurodiputado de los Verdes Thomas Waitz dijo: “Necesitamos acciones concretas, debemos dejar de dar subsidios al carbón y a los combustibles fósiles”.

Antes que nada debemos dilucidar hasta qué punto está presente el carbón en la UE. Los datos son los siguientes. Es parte de la economía aún de 41 regiones europeas y de 12 países, seis de los cuales necesitan al menos un 20% del fósil para suplir su demanda energética, y representa el 16% del consumo bruto interno en la UE.

El carbón también es el combustible más abundante en la UE y da trabajo a 240.000 trabajadores, 180.000 de los cuales trabajan en las minas de carbón y 60.000 en centrales mixtas. El carbón sigue representando un cuarto del total de la producción eléctrica producida en los Veintiocho, y es muy importante para la elaboración del aluminio, aunque la producción y consumo de carbón se ha ido reduciendo en las últimas décadas.

La UE se comprometió a poner fin a los subsidios al carbón. En 2010 se puso en marcha una decisión en que solo se autorizarían ayudas estatales a las minas para facilitar su cierre. No obstante, según confirma un informe de la OCDE, todos los países de la UE que forman parte de esa organización mantuvieron algún tipo de subvención a los combustibles fósiles y, de hecho, se seguirá manteniendo, de momento, algún tipo de ayuda.

Los límites

Polonia, la excepción

En el mismo debate la eurodiputada del Partido Popular Europeo Adina Iona Valean aseguró: “Debemos dejar de ser hipócritas y dejar de quemar carbón, ya que el Parlamento ha pedido poner un límite de 550 gramos de CO2/kWh”.

En efecto, las instituciones de la UE llegaron a un acuerdo el pasado diciembre para que a partir de 2025 se ponga fin a los subsidios al carbón de las centrales (conocidas como pagos por capacidad), solo podrán beneficiarse aquellas que generen menos de 550 gramos de CO2 por kilovatio a la hora. Las que lleguen a este límite estarán obligadas a cerrar. Las nuevas centrales deberán cumplir este límite en 2020 y las antiguas en 2025. El único país que no estará obligado será Polonia (un país muy dependiente del carbón con un 80% de su energía), quien seguirá pudiendo aplicar las ayudas en los casos que ya se hayan firmado los contratos y los subsidios estén ya aprobados.

Verdadero

Entre 1995 y 2015 se han reducido las emisiones de los coches nuevos en un 36%

La misma eurodiputada también aseguró que “entre 1995 y 2015 se ha podido reducir las emisiones de los coches nuevos en un 36%”. Esta cifra se ha comprobado según los datos facilitados por la Agencia Europea de Medioambiente y se confirma que es cierta. En 1995, de media, los coches nuevos emitían 186 gramos de dióxido de carbono por kilómetro y se redujo en 2015 a 119,6 gramos, esto es un 35,7% menos.

No obstante, el sector del transporte es el único que no ha reducido de manera significativa sus emisiones de gases de efecto invernadero en la UE desde 1990. Según la Agencia Europea de Medio Ambienteel transporte por carretera es el que genera la mayor parte de las emisiones, representa el 72,9% de todos los tipos de transporte y el 20% de las emisiones totales registradas en la UE.

La Eurocámara aprobó a finales de marzo que los coches nuevos reduzcan un 37,5% las emisiones contaminantes (respecto a los niveles de 2021) y un 31% las nuevas furgonetas. Los fabricantes cuyas emisiones medias superen el límite establecido tendrán que pagar por ello.

El carbón fue históricamente uno de los pilares económicos del continente hasta el punto que se convirtió en el embrión de lo que hoy es la Unión Europea, heredera de la CECA (Comunidad Económica del Carbón y el Acero) creada en 1951 por Francia, Alemania Occidental, Italia, Bélgica, Luxemburgo y los Países Bajos.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *