Internacionales

Salvini une las fuerzas de los ultraderechistas para conquistar Bruselas

El líder de la Liga anuncia el objetivo de ser el primer grupo en el próximo Parlamento Europeo y una gran manifestación en Milán

La campaña de las elecciones europeas del próximo 26 de mayo ya ha empezado. Al menos para el líder de la Liga, Matteo Salvini, que hoy ha apartado sus obligaciones de ministro del Interior italiano para presentar su ofensiva al Parlamento europeo. En una conferencia de prensa en un hotel de lujo de Milán, el italiano ha lanzado una alianza de partidos de ultraderecha –que ellos llaman soberanistas– que pretende convertir en la fuerza más votada en Bruselas.

“Nuestro objetivo es que seamos el primer grupo del próximo Parlamento Europeo”, ha asegurado Salvini en Milán. Al acto –bajo el lema de “Por la Europa del sentido común, el pueblo levanta cabeza”– le han acompañado miembros de Alternativa para Alemania (AfD) y de los nacionalistas euroescépticos del Partido Popular danés y del Partido de los Finlandeses.

Los grandes ausentes al cónclave del liguista han sido la líder de Reagrupamiento Nacional francés, Marine Le Pen –con quien sin embargo se vio el viernes en París– y el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, que técnicamente sigue formando parte del grupo del Partido Popular europeo y ha dicho que decidirá después del voto. Algo que no importa a Salvini, que ha dicho que también hablaba por los franceses, y ha insistido en que los presentes eran sólo una pequeña representación de la decena de partidos que esperan aglutinar en un nuevo grupo nacionalista que se formará después de los comicios del 26 de mayo.

Este nuevo grupo se llamará Alianza Europea para los Pueblos y las Naciones y pretenden mostrar sus cartas con una manifestación el 18 de mayo en Milán

Este nuevo grupo se llamará Alianza Europea para los Pueblos y las Naciones, ha anunciado el copresidente de la AfD, Jörg Meuthen. Según el alemán, a “esta nueva casa” son bienvenidos “todos los partidos conservadores, libres y patriotas”. El ministro del Interior italiano también ha apuntado que organizarán una gran manifestación en Milán el próximo 18 de mayo en la que quieren que estén presentes todas las formaciones que se vayan uniendo a sus planes de aquí a entonces.

Salvini ya ha expresado muchas veces su rechazo a los banqueros “burócratas” que cree “atrincherados” en Bruselas. Aborrece en especial las figuras del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker; y el comisario de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici. Pese a que hoy no les ha nombrado, sí que ha reiterado que quieren ser los más votados en el Parlamento Europeo para que ellos mismos puedan nombrar a personas en la Comisión que no les estén tan encima en cuestiones presupuestarias y comerciales. Aunque es prematuro que puedan hablar de la figura de su portavoz, sus compañeros de mesa coincidieron en que el italiano sería un muy buen candidato.

El punto de partida de esta coalición será el cierre de las fronteras europeas a la inmigración, la defensa de la “herencia cultural tradicional” europea y la protección de las “identidades nacionales” ante los que quieren más integración política y económica comunitaria. El candidato finlandés, Olli Kotro, incluso ha hablado la “ideología multicultural que destruirá Europa” y del “peligro constante” que a su juicio representa la cultura islámica. “Europa tiene sentido si reconoce su identidad, su cultura, su historia. Si está fundada sobre la mera consideración económica es una pesadilla”, ha añadido Salvini. Sin embargo, estos partidos en muchas ocasiones tienen ideas dispares sobre la economía y las políticas sociales y no han dicho cómo piensan salvar estas distancias.

El candidato finlandés incluso ha hablado la “ideología multicultural que destruirá Europa” y del “peligro constante” que a su juicio representa la cultura islámica

Animado por las encuestas que le dan por encima del 30% del apoyo en Italia, Salvini se siente muy cómodo llevando la voz cantante de la ultraderecha europea. Estos discutibles compañeros de viaje han creado otro foco de tensiones con su socio de Gobierno en Roma, Luigi Di Maio (Movimiento 5 Estrellas), que en los últimos días ha manifestado su preocupación por la “deriva ultraderechista a nivel europeo” de la Liga. El ministro del Interior se ha limitado a responder hoy que su “amigo” debería no opinar sobre sus proyectos en Europa al igual que él calló cuando se reunió con representantes de los chalecos amarillos en París y causó una crisis diplomática con Francia.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *