Policiales Santa Fe

Asesinaron a una mujer y es el cuarto homicidio en 24 horas en Rosario

María Soledad Sotelo de 32 años fue asesinada anoche de un disparo en el cráneo en el barrio San Francisquito de Rosario mientras se encontraba en la puerta de su casa cuando. Según datos preliminares, discutió con un motociclista que regresó con un arma de fuego y directamente le disparó. Otra hipótesis indica que se resistió a un robo. Es el cuatro homicidio en menos de 24 horas.

Rosario vivió 24 horas de extrema violencia con cuatro homicidios dolosos registrados entre el miércoles y jueves a la noche. Primero fue Martín Alberto Vera, de 40 años, baleado el miércoles por la noche en Castellano y Doctor Riva; a las 1.30 del jueves asesinaron al taxista Mario Esusy, de 64 años, en Casilda al 2000; y sobre la media mañana se encontró el cuerpo sin vida del joyero Miguel Angel Gómezde 64 años, degollado dentro de su negocio en Mendoza al 900.

El cuatro homicidio se contabilizó ayer, cerca de las 20.30, en inmediaciones de Alsina al 2800, en la zona oeste de Rosario, sobre una vivienda de pasaje Sugasti al 3800. Allí, María Soledad Sotelo estaba sentada junto a su madre en la puerta de la casa cuando se habría trenzado en una discusión con un desconocido que circulaba en moto a alta velocidad, y tras una maniobra imprudente casi atropella a una de las hijas de la mujer.

Decisión extrema

A los pocos minutos el motociclista regresó con un arma de fuego, disparó contra la vivienda, y uno de los proyectiles impactó de lleno en la cabeza de Soledad, que fue trasladada en estado desesperante al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca).

Sin embargo, a las 21.30 se anunció desde ese centro de salud que había fallecido causa de la gravísima herida de arma de fuego en el cráneo,

En los primeros tramos de la pesquisa se deslizó que una de las motivaciones de la agresión pudo originarse en que la víctima habría sido baleada al resistirse a un robo, pero esa posibilidad fue perdiendo fuerzas y tampoco fue confirmada oficialmente.

El caso quedó en manos de la fiscalía de Homicidios Dolosos, que ordenó al gabinete criminalístico de Policía de Investigaciones (PDI) la toma de testimonios, relevamientos de cámaras de videovigilancia y levantamientos de rastros.


Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *