Internacionales

Lula en su primera entrevista desde prisión: “Estamos gobernados por un puñado de locos”

El expresidente de Brasil ha criticado el Gobierno de Jair Bolsonaro y ha asegurado que su obsesión es desenmascarar a Sérgio Moro

Ingresó en la prisión de Curitiba un 7 de abril de 2018. Ahora, tras pasar poco más de un año entre rejas el expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, habla por primera vez ante las cámaras desde la sede policial, donde cumple condena por corrupción.

Las imágenes que han trascendido de la entrevista han mostrado a un Lula persistente, sobrepasado en algunos momentos por las emociones pero sin flaquear ni un instante en sus convicciones.

“Estoy obsesionado con desenmascarar a Sérgio Moro y a aquellos que me condenaron. Podré seguir preso 100 años más, pero no cambiaré mi dignidad por mi libertad”, ha asegurado refiriendose al juez que le condenó por corrupción y que hoy se ha convertido enministro de Justicia del presidente Jair Bolsonaro.

El expresidente de Brasil, Lula da Silva concede su primera entrevista tras ingresar el pasado 8 de abril de 2018 en la cárcel de Curitiba por corrupción
El expresidente de Brasil, Lula da Silva concede su primera entrevista tras ingresar el pasado 8 de abril de 2018 en la cárcel de Curitiba por corrupción (Isabella Lanave / AFP)

Lula ha criticado duramente el gobierno ultraderechista de Bolsonaro y ha asegurado que el país que gobierna no lo merece. “Vamos a hacer una autocrítica general a este país. Lo que no puede ser es que sea gobernado por esa banda de locos. El país no lo merece y, sobre todo, el pueblo no lo merece”, ha advertido.

Aunque durante la mayor parte de la entrevista, grabada también en vídeo, el exmandatario se ha mostrado tranquilo, su voz se quebró al recordar la muerte de uno de sus hermanos y de su nieto de 7 años, en enero y marzo de este año, respectivamente. Dos momentos que calificó como los más duros desde su reclusión. “Vavá (su hermano) es como si hubiera sido un padre para toda la familia. Y la muerte de mi nieto fue una cosa que efectivamente no, no, no … (pausa y llora). A veces pienso que hubiera sido mejor que yo hubiera muerto. Porque yo ya he vivido 73 años, yo podría morir y dejar a mi nieto vivir”, expresó.

El expresidente de Brasil cumple una condena de 8 años y 10 meses por corrupción y blanqueo de dinero para la compra de tres viviendas en la playa de Guarujá (Sao Paulo) pero podría pasar a un régimen de prisión domiciliaria en septiembre. “Yo tengo la certeza de que duermo todos los días con la conciencia tranquila”, ha sentenciado Lula, tras ser preguntado sobre su estancia en prisión y la posibilidad de que permanezca allí para siempre.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *