Destacados Internacionales

Putin explora en Pekín los nuevos puentes de colaboración con China

Rusia sigue mirando con distancia la nueva ruta de la seda de Xi Jinping

Vladímir Putin fue hace dos años, como en esta ocasión, estrella invitada en el foro de Xi Jinping para promocionar su nueva ruta de la seda. Rusia, presionada por las sanciones occidentales, se acerca, pero prefiere tener un pie dentro y otro fuera del proyecto de Pekín. Una mezcla de visión práctica, calculada prudencia e intereses propios, ya que prefiere dar prioridad a su propio proyecto de la Unión Económica Euroasiática (UEE).

La presencia del jefe del Kremlin en Pekín es importante para China como una forma de demostrar al resto del mundo que Rusia forma parte de un proyecto que ha levantado no pocos recelos . En Moscú no suena mal la música que ofrece Xi, por lo que tiene de desarrollo comercial e inversión en infraestructuras, además de la intensa relación comercial entre ambos países.

Moscú está abierta a la colaboración con el proyecto de Xi, pero su prioridad es su Unión Euroasiática

“Nuestra colaboración ha alcanzado un elevado nivel que no tiene precedentes y se ha convertido en un ejemplo de cómo se deben construir las relaciones interestatales en el mundo moderno”, aseveró ayer Putin en la capital china cuando se reunió con el presidente chino, Xi Jinping. El intercambio comercial entre Rusia y China experimentó en 2018 un aumento del 24,5 %, llegando a los 108.000 millones de dólares. Hace ya varios años que China es el primer socio comercial de Rusia.

Moscú quiere centrarse en desarrollar la UEE, como señaló Putin en su discurso durante la ceremonia de apertura del foro. El presidente ruso señaló que Rusia le interesa una estrecha cooperación con todos sus socios de la UEE bajo los principios de respeto de la soberanía, derechos e intereses legítimos de cada país, según recogió la agencia Tass.

En el mercado común de la UEE están integrados cinco países: Rusia, Bielorrusia y Kazajistán, que firmaron el acuerdo fundación al en 2014; y Armenia y Kirguistán, que se adhirieron meses después.

Putin subrayó que en los planes de la UEE se ajustan a la idea de Xi de emparejar la Nueva Ruta de la Seda y otros proyectos de integración. Según el jefe el Kremlin, la UEE se esfuerza en una cooperación lo más amplia posible con los países y organizaciones interesadas, y en primer lugar con China.

Otro motivo para que Rusia no se haya implicado en la Ruta de la Seda de Xi es que básicamente todos sus planes tienen un carácter nacional. “Incluso esos relacionados con ‘la vuelta a Oriente’, como les gusta decir en el Kremlin, no son sin embargo proyectos internacionales, sino planes para el desarrollo de la economía nacional”, ha explicado en la web de Radio Svoboda el sinólogo Alexéi Máslov, de la sección de estudios orientales de la Escuela Superior de Economía de Moscú

“Nuestro país”, dice un comunicado de prensa del Kremlin, “está interesado en la interacción presentada por la posibilidad de la iniciativa China para la creación de grandes proyectos conjuntos, entre otros con los objetivos del desarrollo económico de las regiones de Siberia y el Lejano Oriente”.

En China esperan con impaciencia la inauguración a finales de año de uno de los proyectos de inversión más grandes del mundo en cuanto a energía, el gasoducto Poder de Siberia, que permitirá transportar gas de los yacimientos rusos de Irkutsk y Yakutia tanto a las regiones orientales de Rusia como a China.

Antes del inicio del foro, el embajador chino en Moscú, Li Hui, señaló que “hay un gran espacio para profundizar y ensanchar nuestra colaboración” y dijo que ambos países han expresado sus deseos de alcanzar un intercambio comercial de 200.000 dólares.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *