Destacados Internacionales

Sánchez intentará gobernar en solitario pese a necesitar apoyos para ser investido

Carmen Calvo cree que el PSOE ha obtenido “un respaldo más que suficiente para ser el timón de este barco”

La vicepresidenta en funciones del Gobierno socialista, Carmen Calvo, ha aclarado que la intención del PSOE de Pedro Sánchez es tratar de gobernar en solitario la próxima legislatura pese a necesitar de apoyos al menos para ser investido. Esta pretensión ha sido defendida por la candidatura socialista durante todo el periodo preelectoral, por eso, para llevarla a cabo demandó una victoria amplia en las urnas este 28-A. Tras conocer los resultados de estos comicios, desde la dirección del PSOE ven que la victoria ha sido lo suficientemente amplia como para intentar gobernar sin grandes ataduras, habida cuenta que Ciudadanos ya se ha apresurado a dar un portazo para prestarse si quiera a permitir la investidura del presidente en funciones, y los socialistas no quieren buscar el apoyo de ERC.

Las palabras de Calvo en la Cadena Ser dejan en la estacada la idea de Unidas Podemos de apoyar a Sánchez a través de un gobierno de coalición. El PSOE quiere un ejecutivo monocolor y en exclusiva y así lo ha expresado la vicepresidenta: “Pensamos que tenemos un respaldo más que suficiente para ser el timón de este barco” y aunque saben perfectamente que la colaboración de las confluencias lideradas por Pablo Iglesias “ha ayudado mucho y nos refuerza en sentido progresista”, la intención es “seguir en esta línea”, en solitario al frente de Moncloa.

El PSOE quiere un ejecutivo monocolor: “Pensamos que tenemos un respaldo más que suficiente para ser el timón de este barco”

Las intenciones desveladas por Calvo se complementan con las expresadas por el secretario de organización del PSOE y ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos. En una entrevista en Telecinco, el dirigente se ha negado a hablar de pactos “ahora mismo” y ha emplazado a “centrarnos en las autonómicas”, pero ha cerrado la puerta a ERC: “Por ahí no entramos en su momento, dijimos que no íbamos a entrar y no vamos a entrar”, ha garantizado.

Y ante la posibilidad de formar un gobierno de coalición con Unidas Podemos, como ha plantea su líder, Pablo Iglesias, a Ábalos tampoco le parece útil porque no daría una mayoría absoluta. Para sacudirse la cuestión, el dirigente ha indicado que la voluntad es “administrar el mensaje de la ciudadanía con la responsabilidad que se merece” y, aunque “sabemos que no tenemos mayoría absoluta”, en las filas socialistas no están “precipitados a hacer un acuerdo de gobierno ahora mismo”.

Calvo también ha llamado a la prudencia al señalar que “quedan semanas para pensar”, anticipando así que la investidura no será pan comido, ni se fraguará de un día para otro. Pero lo que sí parece descartado es una posible entente con Ciudadanos. Primero porque el propio partido de Rivera se ha encargado de dar un sonoro portazo a cualquier posibilidad de acuerdo con Sánchez, y en segundo lugar, porque el propio PSOE, tras escuchar esta negativa, ha situado a Ciudadanos lejos ideológicamente de la socialdemocracia.

“Vamos a ir con tranquilidad, administrando los tiempos, buscando la estabilidad y con el objetivo de poner fin a unos años de incertidumbre”

Estos mensajes evidencian que entre los socialistas no hay prisa, sobre todo teniendo en cuenta que la investidura llegará después de las elecciones municipales y europeas del 26-M y sólo la constitución de las Cortes debería llegar antes. Ábalos confirma esta calma: “Vamos a explorar los apoyos para una investidura”, de manera que “vamos a ir con tranquilidad, administrando los tiempos, buscando la estabilidad y con el objetivo de poner fin a unos años de incertidumbre”, ha zanjado.

En cuanto a los resultados y el papel de Ciudadanos, Ábalos considera que “la ciudadanía apoya a Pedro Sánchez y la segunda fuerza está a mucha distancia con un gran descalabro”, mientras que el partido de Rivera “sigue instalado en un discurso preelectoral” y “no han entendido el mensaje”. La misma crítica recibe el partido naranja de Calvo, al comentar que “es muy difícil de entender lo que ha hecho todo este tiempo Ciudadanos”, que ha “perdido completamente el centro”, ha recriminado.

Con el objetivo de ‘comerle’ todo el terreno posible a los populares a base de suplantarles el protagonismo, la formación naranja ha garantizado que no habrá entente porque “no podemos pactar con un señor que nos ha vendido en Catalunya”. La número dos del partido, Inés Arrimadas, ha insistido una y otra vez este lunes en la imposibilidad de sumar con el PSOE de una u otra manera, de manera que el partido naranja aboca a Sánchez a entenderse con al menos con Unidas Podemos y ERC (180 escaños).

“Es muy difícil de entender lo que ha hecho todo este tiempo Ciudadanos, han perdido el centro”

Con la intención de mantenerse “firmes y sensatos”, los de Rivera se niegan a pactar “con un señor que en lo económico asume las tesis populistas y en lo territorial, las tesis separatistas”, que “ha humillado a los constitucionalistas”, que “nos ha vendido en Catalunya, que permite que se adoctrine en las escuelas” y que “nos llama crispadores por quitar lazos amarillos”.

Cs no apoyará siquiera una investidura: “No vamos a hacer a Sánchez presidente porque ha vendido España”, ha recriminado Arrimadas, de manera que el partido de Rivera pasará a la oposición, que “es lo que quieren los millones de personas que han votado a Ciudadanos”, ha zanjado.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *