Nacionales

Patrimonios: radiografía de los bienes de los candidatos en la ciudad y la provincia

Algunos serán debutantes en las urnas; otros ya son viejos conocidos en la política, pero todos deberán hacer público su patrimonio desde el momento en que decidieron ser candidatos. Tras el cierre de listas, LA NACION recolectó las declaraciones juradas de los principales candidatos del oficialismo y de la oposición, las cabezas de lista tanto en la provincia de Buenos Aires como en la Capital para cargos ejecutivos y legislativos.

Los principales patrimonios aparecen entre los candidatos más fuertes para quedarse con la jefatura de gobierno porteña, según el relevamiento realizado por este diario entre declaraciones juradas que una decena de dirigentes entregaron ante la Oficina Anticorrupción, la Legislatura de la Ciudad, el gobierno porteño o la Escribanía General de la provincia. Esta selección no incluye a los ya conocidos presidenciables Mauricio Macri y Cristina Kirchner .

Matías Lammens , el postulante del kirchnerismo en la ciudad, que debutará como extrapartidario en estas elecciones , aparece al tope de los patrimonios: informó bienes por $24 millones en 2018, según la declaración jurada de la AFIP, a la que accedió LA NACION. El principal activo de Lammens, presidente del club San Lorenzo, son las firmas Ñuke Mapu SRL y Payac SRL, que conforman una distribuidora de vino cuyas acciones y acreencias suman $17 millones. El empresario es el accionista mayoritario de la firma, que funciona desde el barrio de Boedo y suele facturar más de $200 millones anuales con la venta de vinos por internet.

Lammens, además, aportó $3,75 millones de su bolsillo a San Lorenzo para la vuelta a Boedo, el proyecto de la institución para recuperar los terrenos del Viejo Gasómetro. Se trata de un préstamo que el club le devolverá sin intereses en los próximos años, aclararon desde su entorno. A pesar de que el empresario recién está obligado a hacer públicos sus bienes en los próximos días, Lammens entregó voluntariamente la información ante la consulta de LA NACION. Su compañero de boleta, Mariano Recalde , en cambio, fue el único de los candidatos que prefirió no hacer pública su declaración jurada ante la consulta de este medio.

Horacio Rodríguez Larreta es otro de los candidatos con más bienes. El postulante de Cambiemos declaró un patrimonio total de $19,6 millones, sin contar los bienes de su esposa, la organizadora de eventos Bárbara Diez. El jefe de gobierno informó un departamento en Recoleta de 200 m2 y terrenos en Villa La Angostura, Pilar y Pacheco. La mayor parte de su capital está invertida en cuatro empresas dedicadas al agro, al ganado vacuno y al arrendamiento rural en la provincia de Buenos Aires, que son parte de la herencia familiar, por $14 millones.

Cristian Ritondo , primer candidato a diputado de Cambiemos en la provincia, es poseedor de un patrimonio de $15 millones. El ministro de Seguridad bonaerense se dedica a los negocios inmobiliarios con la constructora Emprendimientos Rivadavia SA, con acciones por $10 millones. Sus ingresos como presidente de esa sociedad, incluso, duplican su salario como funcionario bonaerense: entre honorarios y dividendos ganó $2,5 millones en 2017, según su declaración jurada.

Más allá de los bienes declarados por los “cabeza de lista”, Cristina Kirchner y Mauricio Macri, los dos principales referentes de la próxima elección presidencial, superan ampliamente sus bienes, con montos por encima de los $100 millones. El Presidente declaró bienes por $99 millones por fuera del fideicomiso ciego en el que encapsuló buena parte de sus bienes para evitar supuestos conflictos de interés.

La situación de Cristina Kirchner es distinta. Embargada e inhibida por la Justicia, la expresidenta declaró bienes por apenas $3 millones en su última declaración jurada, porque donó casi todos sus bienes a sus hijos. La fortuna familiar supera los $100 millones. Tanto Macri como Cristina Kirchner deberán presentar nuevas declaraciones juradas, una obligación que tendrán todos los candidatos.

Más candidatos

Martín Lousteau , primer candidato a senador de Cambiemos en la ciudad, informó bienes por $15 millones, un aumento patrimonial de $4 millones durante 2017. Declaró una casa de 180 m2 en la ciudad y dos departamentos que alquila, también en la Capital. Tenía dos cuentas en Estados Unidos, donde se desempeñó como embajador argentino, por más de US$340.000. El último año dejó de invertir en bonos de la Argentina para comprar acciones de “Pyme aval”, que se utilizan para financiar a las pymes.

Axel Kicillof , candidato a gobernador bonaerense, decidió invertir durante 2017 en un proyecto inmobiliario sobre la calle Junín, frente a la Facultad de Ciencias Económicas, un emprendimiento en el que apostó $1,2 millones junto con la firma G&D Developers. Mantiene su casa en el balneario uruguayo El Ensueño, cerca de Colonia, construida sobre un terreno de más de 1000 m2, que cotizó en más de $1 millón.

Fernando “Pino” Solanas , primer candidato a diputado del Frente de Todos en la ciudad, declaró bienes por $4,4 millones. Su patrimonio permanece prácticamente sin modificaciones en los últimos años: declaró su casona en Vicente López, depósitos bancarios y acciones en Cinesur SA, una sociedad dedicada a la producción audiovisual.

El patrimonio de María Eugenia Vidal , que buscará su reelección, aumentó 425% durante 2017 por la diferencia de cotización por la venta de un inmueble. Ese salto obedece a la venta de la casa que compartía con su exmarido Ramiro Tagliaferro: en la declaración jurada del año anterior, el inmueble aparecía tasado a un valor fiscal de $369.000, pero en el documento de 2017 la venta se registró al valor de mercado. Es decir, la gobernadora obtuvo $2,3 millones por la operación y sus bienes ahora suman $3,1 millones.

Pese a la inflación, el patrimonio de Sergio Massa , primer candidato a diputado del kirchnerismo en la provincia, no se modificó en el último año. Declaró dos casas en Tigre y una camioneta VW Tiguan modelo 2011. Prácticamente no devolvió la deuda de medio millón de pesos que el líder del Frente Renovador mantiene con el Banco Macro.

El candidato más austero es Maximiliano Ferraro, cabeza de la boleta de diputados de Cambiemos en la ciudad. No tiene casa ni auto; de hecho, alquila un departamento en San Telmo. Su único activo son sus cuentas bancarias, que suman $380.000. Su relación con Elisa Carrió trasciende la política: es apoderado de su cuenta bancaria “por temas administrativos, para facilitarle algunos trámites”, dijeron desde su entorno. Ferraro, incluso, le había prestado $25.000 a Carrió en 2016, que la diputada ya le devolvió.

FUENTE LA NACION.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *