Destacados Internacionales

Hong Kong traslada sus protestas al aeropuerto con una sentada de tres días

Los manifestantes han ocupado la sala de llegadas de la principal terminal en una nueva acción contra China

El aeropuerto de Hong Kong es el nuevo escenario de lasmultitudinarias protestas contra China que vive el país desde hace semanas. Los manifestantes han iniciado una sentada que se alargará durante todo el fin de semana en la sala de llegadas de la principal terminal del aeropuerto.

El Gobierno ha reforzado la seguridad y solo está permitida la entrada a la zona de facturación a los pasajeros que muestren sus billetes de avión. Una medida que se extenderá hasta el domingo por la noche, dijo la Autoridad del Aeropuerto de Hong Kong en un comunicado el viernes. Además, se ha desplegado personal de seguridad para ayudar a los pasajeros y personal del aeropuerto.

Los manifestantes comenzaron a reunirse en la terminal el viernes por la tarde y tras iniciar una sentada para trasladar su mensaje a los visitantes y turistas internacionales, la seguridad del aeropuerto estableció barreras para impedir la entrada de estos a las zonas de facturación.

Vestidos de negro, reclaman la atención de los visitantes internacionales
Vestidos de negro, reclaman la atención de los visitantes internacionales (Paul Yeung / Bloomberg)

Miles de personas vestidas de negro han repetido las imágenes de los últimos días sosteniendo carteles y clamando consignas que pedían libertad o la dimisión de Carrie Lam, entre otras.

La sentada en el aeropuerto será una más de las muchas que se han convocado en la ciudad a lo largo del fin de semana después de la huelga general que interrumpió la actividad de este ajetreado centro de negocios mundial durante más de una hora.

El paro afectó a la actividad financiera de la ciudad, además de provocar grandes retenciones de tráfico y de las cancelaciones de las líneas de metro y los vuelos programados. Esas manifestaciones, terminaron una vez más con la policia empleando gases lacrimógenos para dispersar a los ciudadanos.

La líder local Carrie Lam ya ha advertido en más de una ocasión sobre lo que describe de “situación muy peligrosa” mientras su gobierno, respaldado por China, lucha por sofocar un movimiento impredecible y cada vez más extendido entre la población.

Las protestas iniciadas en junio por un proyecto de ley que facilita las extradiciones a China continental se han extendido hasta pedir la dimisión de Lam y están teniendo un impacto cada vez mayor en la economía y la vida cotidiana en una de las ciudades más densamente pobladas del mundo. Un aspecto que genera preocupación entre los ciudadanos que temen que Pekín acabe enviando a su ejército para restablecer el orden.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *