Jujuy Nacionales Provincias Salud

SEGUIMOS EN CASA: ¿CÓMO SEGUIMOS?

Para cuidarnos y cuidar a los demás, debemos continuar en nuestra casa. Es el modo más seguro y efectivo de resguardar la salud. Ante esto, es también importante propiciar un ámbito privado saludable que colabore al bienestar puertas adentro del hogar. ¿Cómo lograrlo?

Desde el Ministerio de Salud, la Técnica en Acompañamiento Terapéutico, Claudia Tolaba, explicó que “mientras estamos viviendo una nueva realidad, podemos transitar momentos de angustia, de ansiedad, de tensión en nuestra casa, incluso en la relación con nuestros seres queridos. Es comprensible, especialmente cuando nos enfrentamos a complicaciones económicas y laborales”.

En ese sentido, destacó que “es de gran ayuda siempre buscar fuentes de información confiables y de resultar necesario, limitar este consumo. Otro modo simple de facilitar nuestro día a día es reemplazar las palabras que nos remiten a la emergencia, al peligro y optar por aquellas que también son realidad: cuidado, seguridad, solidaridad”.

De la misma manera, “nos convoca reconstruir nuestra rutina y establecer pautas en nuestra casa, inclusive si vivimos en espacios muy reducidos. Por ejemplo, comer en horarios definidos y lo más saludable posible; también atender los hábitos de higiene y prepararnos para la jornada, algo que fortalecerá nuestra autoestima. Igualmente, para el trabajo y el estudio desde el hogar es fundamental ajustarnos a un tiempo delimitado”, sostuvo Tolaba.

La rutina también incluye el momento de ocio, el descanso y siempre que sea posible, la recreación con juegos, lectura, música o incluso realizar, tecnología mediante, algún curso pendiente. Pero, debemos atender que la necesidad de “mantenernos ocupados”, podrá a su vez generar mayor ansiedad. Ante esto, una buena alternativa es fijar pequeños objetivos por día, realizables, al alcance de nuestras posibilidades.

Nuestros vínculos

Estar juntos no es una obligación por eso es necesario buscar espacios de encuentro en la casa y momentos de privacidad. Tenemos más tiempo, compartimos más tiempo, algo que a su vez puede generar incertidumbre, impaciencia.

Si ocurren desacuerdos o discusiones, podemos ayudar retirándonos para lograr calma, ya sea con alguna pequeña actividad o simplemente con un momento a solas. Así, podremos resolver luego con tranquilidad, lo que sea necesario. Una forma sencilla de hacerlo es concentrarnos en nuestra respiración por unos minutos.

Para renovar el vínculo mientras estamos en nuestra casa, necesitamos un nuevo contrato. Escuchar al otro, dejar el teléfono, el televisor para un encuentro genuino como pareja, con los hijos, con los padres, será primordial. También, considerar que cada uno vive de modo diferente esta realidad y respetar así, los límites individuales.

Por último, si la anhelamos conectarnos con familia o amigos, podemos facilitar las reuniones con las tecnologías, aliadas para estas ocasiones y acompañarnos a través de “videovisitas”, coordinando horarios para no importunar.

Cuidate. Cuidame. Quedate en casa.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *