Estilo de Vida Internacionales Nacionales Salud

Cómo renovar nuestro hogar para que la cuarentena no sea tan agobiante

Cambiar y organizar los espacios es ideal para renovar las energías y no agobiarse. Consejos y propuestas para inspirarse, ser creativos y jugar con todo lo que se tiene a mano

La rutina, el trabajo, el tiempo de ocio, los planes. Todo cambió. Y, como si fuera poco, de la noche a la mañana hubo que acostumbrase a realizar todas estas actividades en el mismo lugar, las 24 horas del día, con todos los integrantes de la familia. Y todo indica que el tiempo en nuestras casas va a ser más largo de lo imaginado. Entonces, ¿cómo readaptar los espacios del hogar para hacerlos más funcionales, agradables y armónicos para transitar estos días del mejor modo posible?

Ini Hajnal, organizadora profesional de espacios y creadora de The Organization Wiz en diálogo con Infobae sugirió, ante todo, tener presente que se trata de un momento delicado en el que no hay que exigirse de más, y priorizar aquello que nos gusta hacer: “Algunas rutinas creo que son positivas, sobre todo para los que trabajamos y tenemos a los chicos con colegio virtual. Está bueno tener horarios de desayuno, almuerzo y cena. También, está bueno tener momentos individuales, cada uno. Ya sea de ocio o de trabajo. Obviamente esto va a depender del tamaño de la casa que uno tenga. Y está bueno no sobrecargarnos, ni a nosotros mismos, ni a nuestras parejas. Porque no nos queda otra que quedarnos en donde estamos, haciendo lo mejor que se pueda”.

Siempre hay “pendientes” y este quizás sea el momento de resolverlos (Shutterstock.com)

Con respecto al orden y organización del hogar estarán los más aplicados y los no tanto. Por eso, puede ser un momento para “encarar” espacio por espacio: “Está bueno hacerlo con tu pareja o familia y buscar sistemas de organización juntos, armarlos entre todos. Cuando están bien pensados, es muy fácil para todos los integrantes de la familia mantener el orden. Por eso, recomiendo que estén todos involucrados. Los más chicos pueden hacer descarte de los juguetes y cosas que ya no usan. Además de que, hoy, tener más espacio es fundamental”.

Otra de las actividades que recomendó hacer en familia son las rutinas de limpieza. “Si bien es positivo que durante todo el año colabore toda la familia, ahora es imprescindible porque tenemos que ser más específicos con la desinfección y limpieza. Recomiendo tener los pasos de la limpieza distribuidos por miembros de la familia: una persona pasa la aspiradora o barre. La otra pasa el trapo para limpiar y otra, la lavandina. Ahí son tres personas involucradas. Uno pone el lavarropas, el otro descuelga y el otro dobla y guarda en los roperos. Que no caigan todas las tareas en la misma persona”.

Más allá de lo organizado o no que se tenga el hogar, siempre hay “pendientes” y este quizás sea el momento de resolverlos. Cambiar lamparitas, pintar un mueble, una pared. Y hasta animarse a un mural. “Redistribuir algunos muebles de la casa también puede ser una opción para renovar las energías. Correrlos o cambiarlos de lugar. Ni hablar si tenemos la bendición de tener un balcón, o patio o jardincito. Y poder tomar un cafecito, te en el jardín y compartir mirando la copa de un árbol”.

Todo indica que el tiempo en nuestras casas va a ser más largo de lo imaginado (Shutterstock.com)

Más allá del orden, limpieza, y organización, Hajnal sugiere no obsesionarse y enfocarse, sobre todo, en lo que a cada uno le hace bien. “Si para vos la organización es un martirio no te metas a hacerlo en este tiempo. Si te gusta escribir, o dibujar o hacer gimnasia andá por ahí. Lo más importante es quedarse en nuestras casas”. Y finalizó: “Empatizar y tener buena onda con los vecinos es fundamental durante todo el año y ahora más aún. Yo le ofrecí a algunos vecinos hacerles las compras cuando yo voy. Creo que la colaboración y solidaridad es algo fundamental en este tiempo”.

La arquitecta Patricia Rey se unió a la reflexión: “La convivencia 24/7 con nuestra familia nos pone frente al desafío de llevar al máximo la optimización y la re funcionalización de los espacios”. Para poder hacer “home office” aconsejó usar un sector de la casa que tenga cierta intimidad, fuera de las áreas de interacción con el resto de la familia para facilitar la concentración. “En el caso de las casas que cuentan con habitación de huéspedes o de servicio, y que en este momento no se utilizan, podría destinarse para este fin. Otra opción es usar la habitación principal”. En cuanto al mobiliario aconseja usar un escritorio pequeño y silla cómoda y que la iluminación sea natural.

“Está bueno hacerlo con tu pareja o familia y buscar sistemas de organización juntos, armarlos entre todos

El estar-comedor es hoy, más que nunca, el sector social por excelencia donde van a convivir muchas actividades, especialmente en viviendas o departamentos que no tienen un ambiente especial para cada una de ellas. La arquitecta ejemplifica: “En este espacio se puede descansar y meditar en algún momento del día, jugar con los niños, hacer ejercicios, etc. Se puede sectorizar, simplemente, cambiando la distribución de los muebles para facilitar la realización de alguna de estas actividades”. Y por último aconsejó a cerca del balcón o terraza en caso de tener una: “Hoy se convirtieron en nuestra conexión con el exterior. Sería bueno reformularlos y acondicionarlos para que sean lugares agradables y de relax. Instalar allí algún silloncito con almohadones, una mesita auxiliar y algunas plantas para que nos acompañen en estos días”.

Armar floreros con flores, caracoles, arena o recuerdos de viajes puede ser una opción para “vestir” y dar calidez un baño o ante baño (Foto: Eugenia Granata)

Eugenia Granata, diseñadora de interiores y creadora de Espacio y Confort, compartió alguna de las propuestas que ella misma usó en su casa. “Empecé ordenando vestidores, placares. Aproveché y cambié toda la ropa de cama. Todos tenemos guardados fundas, almohadones, fundas, detalles de alguna tela que vamos guardando. Así, fui cambiando los dormitorios, y haciendo distintas combinaciones. Puse mantas al pie de las camas”.

Se trata de ir buscando detalles, objetos y cosas que, al hacer orden y abrir roperos, nos damos cuenta que las tenemos. “La idea es usar todo lo que tenemos guardado y darle nuevos usos. Cambiar almohadones, acolchados, e ir haciendo distintas combinaciones de colores. Así, visualmente, los espacios se renuevan y aprovechamos mejor la casa. Podemos armar floreros y los que tenemos ir cambiándolos de lugar. Del living a un pasillo, del baño a un cuarto. Tenía, por ejemplo, caracoles y arena guardados de cuando estuvimos en la playa y en el ante baño armé unos floreros con ellos. Esta bueno ir buscando esas chucherías o recuerdos de viajes e ir decorando esos rincones medio abandonados”.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *