Destacados Economia Nacionales Politica

La vuelta “política” de Cristina: dos delfines propios y el aval a un elegido para ocupar tres cargos clave

La ex presidenta volvió al juego, tras meses en segundo plano. Fue consultada por las designaciones de Raverta y Larroque, que vienen del kirchnerismo más leal. A la vez, respaldó que el nuevo jefe de YPF sea un funcionario que formó parte de la gestión Galuccio, como Affronti.

Cristina Kirchner debe haber sido la única candidata a vicepresidenta de la historia que presentó a su compañero de fórmula como presidente. Sin embargo, casi un año después de aquel anuncio sorpresivo video mediante, lejos está la ex presidenta de tener el rol protagónico que se pensó en un primer momento. Por decisión propia, en parte, pero también porque Alberto Fernández ha logrado en este primer cuatrimestre construir su estilo de gestión, con impronta propia bien definida.

Sin embargo, en las últimas horas, la figura de Cristina tomó fuerza. No por sus esporádicas pero repetidas declaraciones altisonantes, sino porque el primer movimiento de fichas en la estructura del Gobierno la dejó bien perfilada, con alfiles definidos en puestos estratégicos a nivel nacional, donde el kirchnerismo no tiene tanta presencia, y en la provincia de Buenos Aires, donde con La Cámpora como referencia forma parte central de la administración de Axel Kicillof como gobernador. 

Silla segura en la ANSeS 

Apenas se conoció la salida de Alejandro Vanoli como titular de la ANSeS, surgió la inquietud de cuál iba a ser su reemplazante. Al frente del ente previsional, así como en PAMI con Luana Volnovich y en AFIP con Mercedes Marcó del Pont, Cristina se había asegurado un soldado de antiguas batallas como Vanoli, quien fue titular del Banco Central durante el último año de su segundo mandato presidencial.

“Es una silla prometida para quien elija ella”, sostenían fuentes ejecutivas en la noche del martes, aunque no soltaban prenda sobre el reemplazo de Vanoli, de quien desde el kirchnerismo duro se negaban a reconocerlo como “propio”. Se habló de Volnovich y del camporista Santiago Fraschina, así como también de un intendente con buen vínculo tanto con Alberto como con Cristina: el de Hurlingham, Juan Zabaleta.

La confirmación esta mañana de Fernanda Raverta, foto con Alberto de por medio, sorprendió. A cargo de la caja más portentosa en tiempos de coronavirus, quedó una de las apuestas más fuertes de la ex presidenta. Raverta, hija de montoneros y militante camporista, fue candidata a intendenta por el kirchnerismo en Mar del Plata y venía desempeñándose como ministra de Desarrollo Social en la provincia de Buenos Aires.

Del enroque, Larroque

La salida de Raverta de territorio bonaerense abrió un hueco que se rellenó con uno de los más fervientes defensores del kirchnerismo en la última década. Andrés “cuervo” Larroque se convirtió esta mañana en el nuevo ministro de Desarrollo Social del gabinete que lidera otro compañero de militancia, como Kicillof.

De su currículum, que hizo trascender la Provincia, sobresale ese continuo respaldo hacia Néstor Kirchner, primero, y Cristina Fernández después, siendo miembro fundador de La Cámpora en 2006 y posteriormente un funcionario clave en Secretaria General de la Presidencia, hasta su paso como diputado nacional por la Ciudad, de 2011 a 2019, que renovó por la Provincia en diciembre, y que dejará para asumir en su nuevo puesto

Larroque tiene 43 años, como Raverta, pero mucha más exposición pública, al punto que fue uno de los apuntados por el fallecido fiscal Alberto Nisman, en su denuncia contra la ex presidenta y otros funcionarios por presunto encubrimiento a Irán en la firma por el memorándum de entendimiento por AMIA. Procesado, aguarda que se realice el juicio oral y público.

El recuerdo de “su” YPF

Sergio Affronti tal vez ni siquiera conoce personalmente a Cristina Fernández. Pero seguramente sabe, de su paso anterior por YPF en la etapa de Miguel Galuccio como conductor de la petrolera estatal, que las cuestiones energéticas son de las que mayor interés despiertan en la ex presidenta, que a mediados de 2012 decidió la expropiación de la compañía, en manos entonces de Repsol.

Parte del equipo de Galuccio de 2012 a 2016, el nuevo CEO tiene una amplia trayectoria en el sector, y un perfil bien técnico, que nada hace que su caso sea comparable con los otros designados del día, productos de la política, más allá de los lauros que figuren en sus CV. 

Sin embargo, luego de que no pudiera convencer a Galuccio para volver a la función pública apenas asumió el nuevo Gobierno, Cristina sí pudo gestionar el ingreso a ese lugar de alguien que trabajó dentro de la compañía en el pasado, en su último mandato. Así como antes había logrado que se ubicara a funcionarios de confianza en el ENRE, en el Enargas y en Enarsa, además de haber construido un buen diálogo con el secretario de Energía de la Nación, Sergio Lanziani.



Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *